Nosotros

La historia de Frappé comenzó en noviembre de 1998, se trató de un proyecto familiar encabezado por Adriana, Antonio (más conocido como Tito) y Christian Gallo. Su primer local, ubicado en el barrio de Belgrano, encabezó su identidad: una distinguida vinoteca que cuenta en su portfolio con los mejores vinos de las principales bodegas Argentinas, bebidas destiladas y espirituosas nacionales e importadas con una excelencia en el servicio al cliente y beneficios diferenciales.

Luego de 18 años, hoy la cadena cuenta con 19 locales propios. Más de 100 bodegas y 2000 etiquetas confían en Frappé para comercializar sus productos.